comunidades@jdvalls.com
93 762 69 99 / 93 762 61 00 (Fax)

Blog de Comunidad

Abogados en Barcelona expertos en ruidos molestos

Este es el límite de decibelios de noche para denunciar

La contaminación acústica, junto a las denuncias por malos olores, son la principales actividades molestas dentro de una comunidad de propietarios que, una vez no ha habido acuerdo entre las partes implicadas, más comúnmente acaban en los tribunales. La mayoría de la ciudadanía desconoce el límite de decibelios de noche para denunciar, lo cual no es extraño ya que cada municipio hace uso de su propia normativa del ruido.

Las comunidades de propietarios, fuera de la ley estatal 

La Ley 37/2003 del Ruido sólo se aplica a determinadas emisiones acústicas, tales como por ejemplo actividades comerciales, de servicio o instalaciones como carreteras o aeropuertos. Por tanto, los asuntos de propiedad horizontal quedan fuera del alcance de la ley estatal.

Los ayuntamientos son, por consiguiente, los que determinan la normativa por la que se mide y regulan los ruidos en las comunidades de propietarios, entre otros lugares.

Decibelios máximos permitidos 

Hablando de complejos con diversas viviendas y vecinos, hay que discernir primero entre horario de día y horario de noche. Toda medición se ha de llevar a cabo dentro de la casa en cuestión y, muy importante, con las ventanas cerradas. Además, cada consistorio, según circunstancias, podría modificar las siguientes medidas.

Horario diurno

  • 35db.

Horario nocturno

  • 25db (en dormitorio a partir de las 11 de la noche).
  • 30db (salón del hogar).

Suelen hacer referencia estos niveles al horario nocturno más protegido, y que oscila entre las 23.00 y las 7.00 horas.

No sólo los niveles de decibelios permitidos pueden oscilar entre diferentes municipios, las normativas también recogen actividades específicas prohibidas en determinados horarios, especialmente nocturnos (mudanzas, obras…), de la misma manera que las repercusiones en forma de multas también difieren según la ciudad donde se produzca.

Esto dice la ley sobre decibelios de noche para denunciar

Artículo 7 del código civil:

7.1. Los derechos deberán ejercitarse conforme a las exigencias de la buena fe.

7.2. La Ley no ampara el abuso del derecho o el ejercicio antisocial del mismo. Todo acto u omisión que por la intención de su autor, por su objeto o por las circunstancias en que se realice sobrepase manifiestamente los límites normales del ejercicio de un derecho, con daño para tercero, dará lugar a la correspondiente indemnización y a la adopción de las medidas judiciales o administrativas que impidan la persistencia en el abuso.”

Queda claro por tanto que cualquier ruido desmedido en forma de uso de la televisión, desplazamiento de muebles, gritos continuados, negligencia en el cuidado animal, etc, se considera “antisocial” y, realizados de manera continuada, son hechos denunciables. Eso sí, requerirán de testigos y pruebas para aspirar a una resolución positiva en favor del denunciante.

En la mayoría de estos casos, no será necesario que superen los decibelios máximos de noche para denunciar para poder hacer uso de nuestros derechos constitucionales en torno al descanso en el hogar.

¿Cómo medir los decibelios en casa?

Es común infravalorar los efectos negativos que unos constantes ruidos molestos pueden ocasionar en la salud de las personas y su calidad de vida. Desde problemas auditivos a hipertensión o graves anomalías en la conciliación del sueño por las noches.

Si este es su caso y está pensando en cómo demostrar que los decibelios generados por sus vecinos superan los máximos permitido por la normativa, es necesario un sonómetro.

límite de decibelios de noche para denunciar

 

Este instrumento de medida de decibelios recoge el sonido a través de un micrófono en su extremo. A continuación procesa las ondas por medio de un circuito interno que expone los datos de las mediciones en la pantalla de la unidad de lectura.

Una vez avisadas las fuerzas del orden, los agentes que se personen dispondrán de uno, pero si se quiere estar 100% seguro antes de realizar la llamada para denunciar, existen también aplicaciones móviles para determinar los niveles de ruido de su casa.

Por último, si no tenemos ninguno de estos recursos, existe un baremo más o menos fiable para tener una idea meridiana de qué cantidad de decibelios estamos recibiendo: si se entiende perfectamente la conversación de los vecinos o lo que se está diciendo a través de su televisión, entonces estaremos legitimados para actuar. Se estará superando los límites de decibelios de noche para denunciar.

Ejemplos de ruidos para denunciar

No es difícil pensar en aquellos ruidos molestos que nuestros vecinos, o las propias instalaciones del edificio, puedan ocasionar y que superen el límite de decibelios de noche para denunciar. O también de día. Algunos de estos ruidos denunciables pueden ser:

  • Volumen desmesurado de televisiones, radios, aparatos musicales, consolas, etc.
  • Mudanzas que impliquen movimiento y arrastre de muebles sin sistemas de protección y control de ruido.
  • Fiestas nocturnas.
  • Mal estado de elementos comunes de la comunidad que generen ruidos continuos y estridentes (tuberías, ascensores, suelo, puertas, ventanas…).
  • Mal aislamiento de las viviendas de los vecinos más próximos.

Bufete experto en acción de cesación contra ruidos molestos

Cuándo y cómo denunciar ruidos molestos

El tiempo juega en nuestra contra a la hora de denunciar ruidos molestos en la comunidad de propietarios donde vivimos. La premisa está entonces clara: cuanto antes se reclame, mejor. Tanto para nuestra salud como para la resolución del caso.

El objetivo es demostrar al juez que la acción de cesación es completamente justificada ante el no cese del ruido y la imposibilidad de llevar una vida normal, con sus correspondientes horas de descanso. Si se demuestra ante el tribunal que la acción es evitable (es decir, que haya posibilidad de encontrar una solución a esa molesta emisión de sonido), el denunciante tiene las de ganar.

Percepción judicial

Pero siempre entra en juego la percepción judicial ante los hechos. ¿Cómo los valorará un juez y su tribunal? Dependerá de la normalidad o anormalidad a sus ojos de la perturbación acústica y de una serie de factores ya mencionadas como la frecuencia del ruido, si es evitable o en qué momento del día se producen.

Soluciones

De la menos compleja a la más traumática, existirían varias:

Reunión vecinal

Convocada de carácter informal ante el desarrollo de los hechos que superan el límite de decibelios de noche para denunciar. El objetivo es conciliar una solución entre los afectados gracias a la intermediación de todos los vecinos de la comunidad.

Junta de Propietarios

Si no se llega a un acuerdo vecinal, la Junta se convocaría tratando el tema como prioritario en el orden del día.

Mediación

Alternativa a los juzgados en forma de servicio comunitario que ponen a disposición de los ciudadanos las administraciones públicas para solventar el conflicto en curso.

Denuncia administrativa

Cuando las alternativas conciliadoras no dan resultado, pasamos a la opción administrativa. Se interpone una denuncia de este tipo ante el Ayuntamiento para obligar a que se comprueben los hechos. Si efectivamente se ha sobrepasado el límite de decibelios permitido, se iniciará un expediente sancionador al acusado, con su pertinente periodo de alegaciones.

Proceso judicial

Por último, proceso judicial. Sin duda el marco menos alentador para ambas partes, no sólo por la incertidumbre del proceso, sino por la duración y carestía de su ejecución. Y que a buen seguro empeorará aún más la convivencia entre los vecinos.

Leave a Reply