Blog de Comunidad

limpieza comunidad de vecinos

Cómo funciona la limpieza comunidad de vecinos

La limpieza en la comunidad de vecinos es un pilar básico en la convivencia diaria entre los habitantes de la misma, no sólo para mantener la higiene general del lugar, sino, más importante, la de todos los que viven en la finca. Hay que tener en cuenta el trajín que reciben entrada, pasillos, ventanas, puertas, escaleras, ascensores, otras zonas comunes, etc, especialmente si la comunidad cuenta con muchos propietarios/as viviendo y utilizando las instalaciones.

Todo ello provoca que se ensucien con frecuencia y que sea necesaria su limpieza regular para mantener el lugar higiénico y saludable.

¿Pero qué elementos de la comunidad son susceptibles de una limpieza diaria o regular? Serán los propietarios/as en junta los que deberán decidir las zonas comunes a mantener bajo el servicio de limpieza. No sólo se debe decidir este factor, también presupuesto, empresa encargada, etc. Pero vamos a ver todo esto en más detalle.

Qué dice la ley en Cataluña sobre la limpieza comunidad de vecinos

Acudimos a la Ley 5/2015, de 13 de mayo, de modificación del libro V del Código civil de Cataluña, relativo a los derechos reales. En concreto, a dos artículos importantes:

Artículo 553-44. Conservación y mantenimiento de elementos comunes

“La comunidad debe conservar los elementos comunes del inmueble, de modo que cumpla las condiciones estructurales, de habitabilidad, de accesibilidad, de estanquidad y de seguridad necesarias o exigibles según la normativa vigente y debe mantener en funcionamiento correcto los servicios e instalaciones. Los propietarios deben asumir las obras de conservación y reparación necesarias.”

El 2º artículo que destacamos tiene que ver con el deber de quién ejerce las funciones de administrador de adoptar medidas para un buen funcionamiento de la comunidad de propietarios:

Artículo 553-18. Administración

1. “El administrador gestiona los asuntos ordinarios de la comunidad y ejerce las siguientes funciones:

  1. Tomar las medidas convenientes y hacer los actos necesarios para conservar los bienes y el funcionamiento correcto de los servicios de la comunidad.”

Lo más común, un servicio externo de limpieza de comunidades

Ante las implicaciones que contienen los dos artículos destacados, se debe asignar las funciones de limpieza a algún nuevo actor. La finca, tenga o no tenga portero o personal interno específico para estas funciones, suele delegar los trabajos de limpieza de la comunidad de vecinos en una empresa especializada en este tipo de servicios. Un edificio sí que puede ser mantenido y conservado por un conserje o portero, o como decimos, por algún vecino/a o personal interno elegido para tales desempeños. Pero cuando nos referimos a fincas o comunidades con decenas de viviendas, lo más común es la contratación de profesionales especializados.

limpieza en una comunidad de vecinos

El tamaño de la comunidad también es importante para determinar cuántos días de servicio a la semana serán necesarios. Generalmente, en una convivencia de entre 25 y 35 viviendas, un servicio de limpieza de 3 o 4 días a la semana será suficiente.

Respecto al método de retribución a la empresa de limpieza de la comunidad de vecinos, habrá que determinar si se les paga por horas trabajadas o se establece un precio fijo. Definir el precio acorde por los servicios demandados dependerá de varios factores, como número de plantas y portales, zonas comunes, si hay zonas verdes, qué servicios ofrece la empresa, etc.

Iniciar proceso de contratación del servicio

Como propietarios/as dentro de la comunidad, debemos acudir al órgano de la junta para iniciar la discusión y definitiva puesta en marcha del procedimiento de selección de limpieza. Paso a paso sería:

  • Convocatoria de junta ordinaria o extraordinaria donde determinar la necesidad de un servicio de limpieza y qué elementos y zonas concretas requerirán este servicio, así como frecuencia, presupuesto máximo y, por supuesto, las personas o empresa que se encargará del cometido.
  • Votación. Si se llega a un acuerdo, es el momento de seleccionar (en caso de que no sea nadie interno) empresas y presupuestos para otorgar el trabajo a quien mejor encaje.
  • Hacerlo oficial incluyendo el acuerdo en el Acta de la Junta y remitiéndolo a cada propietario/a.
  • Estudiar cada propuesta, no sólo el aspecto económico, sino más importante, ver que disponen del equipamiento adecuado para los trabajos a realizar. Nos referimos a maquinaria específica, productos apropiados, material de seguridad, etc.

Zonas y elementos a mantener regularmente limpios

Tal y como comentamos, en la limpieza de una comunidad de vecinos, la finca tiene la responsabilidad de cuidar y mantener las zonas comunes que se compartan. Hay que especificar que no todas esas zonas requieren una limpieza regular. Las áreas que sí entrarían en los servicios de limpieza diarios o semanales serian:

  • Portal, rellanos, buzones y mobiliario de la entrada
  • Rótulos numeración portal
  • Escalera, ventanas, puertas y pasillos
  • Ascensores y papeleras

Áreas de menos frecuencia de limpieza:

  • Tejados y azoteas
  • Fachadas
  • Moquetas y alfombras
  • Sofás y sillones
  • Contenedores de basura y residuos
  • Garajes
  • Instalaciones como cuarto de contadores o cuartos de basuras

En lo referente a jardines y piscinas por ejemplo, el equipo de limpieza y mantenimiento ha de encargarse también, no sólo de su limpieza, sino de la poda de plantas y árboles, control del riego de las zonas verdes, control de posibles plagas también y abono de plantas cuando llega la primavera. Además, controlar el nivel cloro y ph del agua de la piscina.

Otros tipos de limpieza a realizar si se considera

En la limpieza de la comunidad de vecinos existen otros servicios que podemos acometer periódicamente si las instalaciones así lo piden. Es el caso del abrillantado o pulido de suelos de pasillos y rellanos del edificio o edificios de la finca, que aproximadamente cada 6 meses deberían ser revisados.

Puntualmente, cuando se desempeñe cualquier trabajo de fontanería, pintura, cerrajería, etc, se debe acometer una limpieza inmediata a la finalización de las acciones por parte de los profesionales contratados.

Los propietarios/as tienen la obligación de conservar en el mejor estado posible todos los bienes y elementos comunes de la comunidad de vecinos. Sin excepción, ya que así lo recoge la ley.

Sin riesgos en la limpieza de la comunidad de vecinos

La seguridad en torno a la limpieza en la comunidad de vecinos ha de ser máxima, tanto para los profesionales de la misma, como para los transeúntes de las instalaciones. Hay que recordar que muchos niños y niñas corren, juegan y saltan por pasillos, rellanos, patios y jardines, y nada referente a la preservación de la higiene y seguridad se ha de tomar a la ligera.

Especial atención por tanto a los productos de limpieza que use la empresa contratada. Productos de calidad y lo menos tóxicos posible. También a los accesorios que garanticen el trabajo seguro a los encargados/as de los cometidos de limpieza diarios (mascarillas, guantes, gafas protectoras, cascos, arneses, protecciones para diferentes articulaciones, desinfectante, etc). Los trabajos en garajes y zonas bajo tierra deben realizarse con máquinas fregadoras, usando detergente desengrasante enérgico.

Normas a respetar por los vecinos respecto al servicio de limpieza de la comunidad

Antes de comenzar la relación bilateral con la empresa de limpieza de la comunidad de vecinos, se deben dejar claros varios puntos referentes a la actividad diaria de limpieza, tanto con la empresa como con los propietarios/as de la finca, a fin de evitar malentendidos y conflictos contractuales.

Algunos de ellos causados por los propietarios/as son:

  • Uso de los materiales y productos de limpieza de la empresa contratada por parte de los propietarios para uso personal, incrementado el coste del servicio.
  • Almacenaje de materiales y productos de limpieza en alguna zona común de la comunidad que está ocupado irregularmente por objetos de algún propietario/a a modo de trastero.

Algunos de ellos causados por terceras partes:

  • Durante trabajos de obra y rehabilitaciones, los obreros utilizan los materiales y productos que la empresa de limpieza de la comunidad de vecinos almacena para su uso regular. Su desgaste y mala conservación obligan a la empresa de limpieza a reemplazarlos, haciendo subir el coste de sus servicios a la comunidad.

Algunos de ellos coyunturales:

  • La empresa de limpieza no se encarga de la sustitución de las bombillas o fluorescentes fundidos de ascensores u otros elementos de la comunidad. Es menester de otros profesionales.

Conclusiones

La limpieza del a comunidad de vecinos es una responsabilidad que recoge la ley de Propiedad Horizontal y que compete a todos los propietarios/as de la finca. Hay que contribuir económicamente al correcto e higiénico mantenimiento de las instalaciones de la comunidad. Es una materia que los vecinos/as tienen en su mano controlar y administrar, supervisando los trabajos y pudiendo deshacer el contrato si así lo han estipulado en las cláusulas del mismo.

Leave a Reply