Blog de Comunidad

acoso de vecinos

Acoso de vecinos: cómo actuar y solucionarlo

El acoso de vecinos/as se denomina blocking y es una práctica más habitual en las comunidades de propietarios de lo que desearíamos. El fin principal de este tipo de comportamiento es buscar que la víctima abandone la propiedad, y para ello se da inicio a un hostigamiento prácticamente diario que ahora sí que está tipificado en el Código Penal desde el 1 de julio de 2015.

No siempre denunciar acaba con el problema. Hay que presentar pruebas de que se está sufriendo un acoso de vecinos recurrente y perjudicial para nuestra salud y seguridad.

Veamos por tanto cómo poner fin a un grave problema en nuestras comunidades de propietarios como es el acoso de vecinos.

Diferencia entre acoso vecinal y disputa entre vecinos

Las actividades molestas entre vecinos/as tienden a confundirse con el verdadero blocking vecinal, pero no debemos relacionarlos de tal forma. Las disputas vecinales, controversias o diferentes puntos de vista por acciones puntuales de la comunidad o de algún vecino/a o vecinos/as concretos son normales y habituales en la gestión y administración de una finca. Se solucionan a través del consenso en las Juntas, intermediación del presidente o por la mediación comunitaria que cada administración local o autonómica pone a disposición de los ciudadanos.

acoso de vecinos soluciones

Sin embargo, el acoso de vecinos requiere (y así lo refleja el Código Penal) que el hostigamiento sea continuo y recurrente, y que se pueda demostrar que perturba la vida normal y diaria de la víctima. No diferencia entre violencia verbal y física, ambas son punibles como acoso vecinal. Actitudes de falta de respeto o de intolerancia hacia el prójimo podrán ser denunciables por tanto por el vecino que las sufra.

Por acoso de vecinos, la ley entiende que se refiere a acciones como:

  • Que se vigile y/o persiga a un vecino con el fin de intimidarle o coaccionarle
  • Establecer contacto en contra de la voluntad del vecino acosado, incluso a través de terceras personas
  • Usar sus datos personales en su perjuicio
  • Menoscabar la libertad de la persona, interferir en su patrimonio o de alguien cercano a ese vecino/a

Del acoso verbal al físico

Acoso de vecinos es, por encima de todo, incivismo. Suele desarrollase desde un hostigamiento verbal (quejas constantes, insultos, amenazas…) fruto de una insatisfacción personal o profesional del infractor que paga con el vecino/a o vecinos/as, hasta agresiones físicas que ponen en serio riesgo la vida de la víctima.

No sólo vecinos/as sufren este acoso en la comunidad, también el presidente de la comunidad y el administrador/a de fincas son el objetivo de recurrentes presiones que traen consigo faltas de respeto, intolerancia, amenazas y violencia en toda su expresión.

Un delito, el de acoso de vecinos (stalking en inglés), que se tuvo que añadir en la EPD 1995/16398, en su artículo 172, dado que cuando se producían estos reprobables comportamientos en las comunidades de propietarios, en la mayoría de ocasiones, no se podían jurídicamente definir como coacciones o amenazas. Se entendía que efectivamente este acoso de vecinos menoscababa la seguridad y libertad de la víctima, interfiriendo en su modo de vida y en su tranquilidad. Por ello, y dentro de la reforma de la LO 1/2015 – EDL 2015/32370, se dio cobertura legal y jurídica a este tipo de comportamiento entre vecinos/as

Primera condena por acoso de vecinos

La primera condena que se firmó en España relativa al acoso vecinal tal y como lo estamos explicando en este post tuvo lugar en la comunidad foral de Navarra, concretamente en la localidad de Tudela. Un acoso y presión diaria a través de mensajería móvil, llamadas telefónicas y compartición de imágenes de contenido sexual provocaron la denuncia por parte de la vecina acosada.

Nadie, ni vecinos/as, ni presidente de la comunidad ni el administrador/a de la finca deben soportar vejaciones verbales o físicas de aquellos/as que busquen implantar el miedo o su voluntad a toda costa.  

Consecuencias del acoso vecinal en la víctima

Recogemos las palabras de la psicóloga Nuria Canseco en una entrevista en el periódico El Mundo cuando afirmaba que los síntomas más habituales cuando el acoso de vecinos es una realidad son, en primer lugar, casi ni percatarse de tal acoso, pero una vez es tangible:

  • Desajustes del sueño
  • Ansiedad
  • Depresión
  • Miedo constante
  • Irritabilidad
  • Alteración del ánimo
  • Alteraciones físicas difusas

Debemos recordar que ser acusado de acoso vecinal o blocking está penado con sentencias de prisión que oscilan entre los 3 y los 24 meses o con una multa de 6 euros al día a lo largo de entre 6 meses hasta 2 años. A destacar que si la víctima es una persona en situación de vulnerabilidad, la pena para el infractor/a sólo podrá ser de sentencia de prisión, no económica.

Acoso de vecinos: qué hacer para ponerle fin

Antes de llevar la situación a la justicia, la fuerza de la comunidad de vecinos/as deber emerger en casos tan problemáticos como es el acoso de vecinos/as.

Hablar con el resto de la comunidad para tratar de unir fuerzas y una visión coherente que haga recapacitar al acosador/a. Es sin duda la vía menos traumática y la ideal para solucionar el conflicto gracias a la colaboración de todos los propietarios/as y/o inquilinos/as.

ayuda comunitaria en acoso vecinal

Acudir a la justicia es el otro mecanismo a nuestra disposición. Se necesitarán eso sí, pruebas tangibles de que el acoso vecinal es de verdad un hecho. Y no hay mejor prueba que presentar alegaciones de testigos presenciales de los acontecimientos, sino, es difícil construir un acoso real por acoso entre vecinos/as porque no dejaría de ser la palabra de uno contra el otro.

Sólo con el informe de un psicólogo no sería suficiente para llevar el caso a un juzgado y tratar de dirimir justicia. Sí ayudaría si se acompaña de un informe médico, partes de baja y otros materiales inculpatorios como correos electrónicos amenazantes, fotografías u otros mensajes de aplicaciones o redes sociales. También otras denuncias anteriores si se han producido.

El objetivo del demandante en este caso es que se firme una orden de alejamiento, además de ser compensando/a por daños y perjuicios, y por supuesto, que se haga constancia y pública la situación vivida para que entre todos los vecinos/as no se vuelva a producir más.

Conclusiones

Nadie en una comunidad de propietarios ha de sufrir ningún tipo de vejación y acoso por parte de otro u otros vecinos/as. Las discusiones y desencuentros son habituales y son parte de una convivencia, con sus propios cauces de conciliación. Pero el acoso de vecinos permanente, inquino y premeditado se ha de erradicar, ya sea desde dentro de la comunidad con la ayuda y colaboración del resto de inquilinos/as, presidente y administrador/a de finca, o a través de la justicia.

En Abogados Propiedad Horizontal velamos por los derechos de todos y cada uno de los propietarios/as en una comunidad, denunciando y alejando a aquellos/as que interfieran negativamente en la vida diaria del resto.

2 Responses

  1. William

    Buanas noches, mi nombre es William Moralesy quisiera saber si mi situacion se encuentra dentro de lo que pudiera considerarse acoso vecinal.

    MI vecino se mudo hace poco menos de 2 meses, y desde ese momento diariamente me toca la puerta o apenas estoy subiendo las escaleras para entrar al piso donde vivo, abre la puerta, en ocasiones semivestido solo con una toalla en la cintura, a reclamarme cualquier minimo ruido que efectue mi perro, el cual realmente no hace mucho ruido, mas que dos o 3 ladridos cuando alguien entra o sale del piso a manera de aviso, inclusive me ha coaccionado que debo llevarme al perro a mi trabajo todos los dias. Este vecino inclusive ha llamado a la policia el dia de hoy apenas todos los inquilinos llegamos de nuestros respectivos trabajos, ocasionando malestar mental y psicologico. Esta situacion es diaria, ya que este vecino onclusive espia detras de supierta apenas alguien sale o entra de mi piso.

    Quisiera por favor algun tipo de ayuda en informacion al respecto a que accion pudiera realizar al respecto, ya que esta situacion me afecta mi tranquilidad, me provoca estado alterado de nervios, estress y ansiedad continua.

    1. APH

      Buenos días William

      Atendiendo a tu consulta, ponerte en conocimiento que tu situación SÍ podría ser considerada como acoso laboral. No obstante, para poder proceder a la interposición de una denuncia penal, será necesario disponer de documentación o testigos que acrediten tal situación. En caso contrario, la denuncia será archivada.

      Estamos a tu disposición,

      Saludos.

Leave a Reply