Blog de Comunidad

acoso vecinal

Acoso vecinal

El delito de acoso es una infracción que es relativamente nueva en nuestro Código Penal. Hace acto de presencia con la reforma de la normativa penal en el año 2015. Hoy en día se la conoce como blocking. Con la ley en la mano, hoy quien cometa acoso vecinal puede ser castigado con hasta dos años de cárcel o una sanción económica de 6€ al día durante un periodo que podría oscilar entre los 6 meses y los 24.

¿Por qué se da el acoso vecinal? En la mayoría de las ocasiones, no media ninguna causa justificada. Son infundadas por el agresor/a con un único fin en mente: obligar a la víctima a abandonar la vivienda y la comunidad. Su perfil es el de alguien carente de empatía y con un desarraigo emocional patente.

Queremos desde Abogados Propiedad Horizontal exponer las vías de actuación que como individuos tenemos cuando sufrimos una situación de acoso vecinal. No debemos dejarla pasar y sí actuar en consecuencia. Lo vemos.

Acoso vecinal o blocking

En el año 2015 el Colegio de Administradores de Fincas de Madrid llevó a cabo una encuesta para determinar cuáles eran los principales problemas que los propios vecinos/as, presidentes y administradores/as observaban en sus comunidades. Morosidad, elevadas derramas o conservación de instalaciones fueron las temáticas más comentadas. Hoy, se ha colado el blocking o acoso vecinal con un peso significativo.

En palabras de la psicóloga clínica, Yolanda Pecharromán, “la conducta de un acosador/a se puede catalogar de patológica, cuyo trasfondo este individuo proyecta exteriormente sobre su víctima/s haciéndole/s pagar sus problemas, males, frustraciones hasta el punto de obligar al abandono de la vivienda o a la denuncia judicial”. Prosigue la doctora “los motivos de esta patología pueden ir desde las enfermedades mentales como por ejemplo la esquizofrenia, hasta situaciones dramáticas como son la violencia de género cuyas consecuencias la víctima descarga sobre una tercera persona, o la hiriente soledad de las personas mayores que materializan negativamente sobre otros individuos.”

Qué dice la ley sobre acoso vecinal

El delito de acoso se encuentra regulado en el artículo 172 ter del Código Penal:

1. Será castigado con la pena de prisión de tres meses a dos años o multa de seis a veinticuatro meses el que acose a una persona llevando a cabo de forma insistente y reiterada, y sin estar legítimamente autorizado, alguna de las conductas siguientes y, de este modo, altere gravemente el desarrollo de su vida cotidiana:

1.ª La vigile, la persiga o busque su cercanía física.

2.ª Establezca o intente establecer contacto con ella a través de cualquier medio de comunicación, o por medio de terceras personas.

3.ª Mediante el uso indebido de sus datos personales, adquiera productos o mercancías, o contrate servicios, o haga que terceras personas se pongan en contacto con ella.

4.ª Atente contra su libertad o contra su patrimonio, o contra la libertad o patrimonio de otra persona próxima a ella.

Si se trata de una persona especialmente vulnerable por razón de su edad, enfermedad o situación, se impondrá la pena de prisión de seis meses a dos años.

2. Cuando el ofendido fuere alguna de las personas a las que se refiere el apartado 2 del artículo 173, se impondrá una pena de prisión de uno a dos años, o trabajos en beneficio de la comunidad de sesenta a ciento veinte días. En este caso no será necesaria la denuncia a que se refiere el apartado 4 de este artículo.

3. Las penas previstas en este artículo se impondrán sin perjuicio de las que pudieran corresponder a los delitos en que se hubieran concretado los actos de acoso.

4. Los hechos descritos en este artículo sólo serán perseguibles mediante denuncia de la persona agraviada o de su representante legal.

Estas son las acciones que se consideran acoso vecinal, y que, por tanto, podemos denunciar. Pero, además, estas acciones se deben producir bajo unas condiciones determinadas, por ejemplo:

  • Acción recurrente e insistente (intención de prolongar la situación en el tiempo)
  • Acciones que palmariamente alteren el desarrollo de la vida diaria del afectado/a.

Debemos ir guardando todo el material que conformen las acciones que dan lugar al hostigamiento, tales como correos electrónicos, mensajes de texto digitales, mensajes físicos, y, en definitiva, cualquier otra prueba tangible de la situación.

Formas de representación del blocking

Las más comunes y que vemos repetidas en la mayoría de los casos de acoso vecinal vienen a ser:

  • Violencia verbal directa
  • Ruido excesivo recurrente y a deshoras
  • Hurto de elementos privados de la víctima
  • Actos vandálicos sobre la propiedad privada de la víctima
  • Amenazas o amedrentamiento a la víctima y/o familiares convivientes
  • Agresión física
abogados acoso vecinal

Comportamientos de este tipo suelen comenzar siendo velados y anónimos. Si el objetivo del acosador no se cumple en un periodo de tiempo prudencial a su juicio, puede pasar a ser menos “velado” y mostrar sus intenciones cara a cara sin importarle aparentemente las posibles consecuencias de sus acciones.

Vías de actuación ante una situación de acoso vecinal

Es natural no acometer ninguna acción en los primeros compases de una situación de acoso vecinal hasta identificar certeramente si es un enfrentamiento puntual, o efectivamente se producen de forma recurrente alguno o varios de los comportamientos que acabamos de enumerar en este artículo. Pero una vez comencemos a sentirnos realmente incómodos/as, asustados/as, incluso empecemos a sufrir efectos físicos o psicológicos derivados de la situación, no debemos esperar más para actuar.

No aconsejamos tratar de arreglar o mitigar la situación involucrando a terceras personas de confianza para que medien en el conflicto. Podrían empeorar la situación en lugar de solucionarla. Prevenir es curar, y ante un acoso vecinal latente, debemos ser precavidos/as y acudir directamente a las autoridades competentes. Dos opciones:

Administrador de fincas y presidente de la comunidad

Acudir a ellos/as y exponerles el problema. Ambos cargos tienen potestad para actuar en situaciones de conflictos vecinales, asuntos administrativos comunitarios y, por supuesto, contextos como el acoso vecinal. Es su obligación hablar con el acosador/a e instarle a cesar bajo amenaza de denuncia. Deben ser ellos/as quienes marquen las acciones a acometer a partir de ese momento.

Cuerpos de Seguridad del Estado

Interponer denuncia sin dilación ante la Policía para llevar el asunto a los tribunales. Iniciar procedimiento jurídico presentando esta denuncia formal con pruebas de la situación (testigos).

No sería suficiente presentar un informe psicológico oficial para acreditar el acoso vecinal que sufre una o varias personas. Para poder proceder a la interposición de una denuncia penal, será necesario disponer de documentación o testigos que acrediten tal situación de acoso vecinal. En caso contrario, la denuncia será archivada.

Consecuencias físicas y psíquicas en el afectado/a

Es necesario recalcar que por acoso también se entiende el hostigamiento que se recibe, aunque no se manifieste esa intención de coaccionar y de vulnerar las libertades de la víctima. Porque, aunque no exista efectivamente un chantaje como tal y la víctima o víctimas tengan que realizar determinadas acciones en contra de su voluntad, sí que conlleva las mismas consecuencias negativas (ansiedad, cambios de hábitos y rutinas, etc).

  • Desajustes de sueño
  • Ansiedad
  • Depresión
  • Fobias
  • Estado de ánimo alterado
  • Irritabilidad

Conclusiones

A diferencia de no hace muchos años, el acoso vecinal ahora sí que está tipificado como delito en nuestro Código Penal, y, por tanto, debemos apoyarnos en él si vivimos como inquilinos/as o propietarios/as una situación de hostigamiento en la comunidad. Por muy difícil y tensa que pueda llegar a ser una convivencia o situación concreta entre 2 o más vecinos/as, nadie merece sufrir ningún este tipo de acoso o violencia, y si ocurre, no se debe dejar pasar ni un día en ponerlo en manos de la justicia.

Recordad que serán necesarios testigos para corroborar y verificar la situación de acoso vecinal ante los tribunales pertinentes. Cualquier duda o asesoramiento en el proceso, contactad con el despacho y os acompañaremos en un procedimiento y experiencia tan delicada como es el acoso vecinal.

8 Responses

  1. Buenas tardes.
    Estoy sufriendo acoso por parte de un señor que vive de manera ilegal en un garaje en el bajo de la vivienda. Fui víctima de violencia de género hace años y en situaciones como esta me quedo congelada y no sé muy bien cómo actuar.
    El individuo da una imagen de persona cordial y equilibrada de cara al exterior, pero sufre de manía persecutoria y actualmente yo soy una de las víctimas de sus delirios. Al principio pensé que ignorándolo se cansaría, pero parece que se indigna más aún y en la última ocasión ha utilizado a su ex mujer para dispersar calumnias y amenazas. Mis caseros ya tuvieron problemas con él en su día, así como el vecino de la casa de al lado.
    Muchas gracias por su atención

    1. APH

      Buenos días Rebeca,

      Sólo podemos decirte que lo pongas inmediatamente en conocimiento de la policía. Ellos deben actuar como autoridad competente en la materia. Si puedes aportar pruebas del acoso, facilitará mucho las cosas de cara a agilizar el proceso.

      Ánimo y un saludo.

    2. Smiling

      Buenas noches…

      Llevo todo el verano sufriendo de acoso por la vecina de abajo… Tengo una pregunta: en mi caso, ningún vecino nos apoya y me preguntaba si las grabaciones de móvil para demostrar que esa mujer nos está acosando serían válidas, además de los testigos (creemos que tiene alguna enfermedad psicológica no tratada como esquizofrenia)…

      1. APH

        Buenas tardes,

        Atendiendo a la consulta planteada, primero de todo deberás disponer de pruebas. Una vez dispongas de las mismas, podrías interponer denuncia penal y civil.

        Un saludo.

  2. Jesus

    Hola.
    Vivimos mi hijo de 2 años, mi mujer y yo en una parcela dentro de una urbanización. tenemos la mala suerte que nos ha tocado unos vecinos con linde, que vienen a decirnos que tenemos que hacer en nuestra parcela (que ya discutimos con ellos por este tema) no dejan de mirarnos a través de la valla descaradamente, para lo cual pusimos una rafia de ocultación, y empezó la bronca para exigirnos que la quitáramos, ya que ellos no la querían porque querían vernos. Conseguimos zanjar ese tema diciéndoles que si no les gustaba que nos denunciaran y que a partir de ese momento todo lo que nos quisieran decir sea por medio de un juez. hace unos meses cada vez que vienen, se ponen descaradamente mirando hacia nuestra parcela para ver que hacemos y que tenemos. Hemos hablado con el ayuntamiento para poner un muro mas alto debido a esta problemática (Cosa que nos permiten) y estamos haciendo acopio de materiales. Ante lo que ven que les vamos a construir para que no nos miren. Siguen haciéndolo con mas descaro…
    ¿Que podemos hacer?
    Somos conscientes que en cuanto montemos el muro vamos a volver a discutir con ellos. Pero queremos proteger nuestra privacidad, y mas aun la de nuestro hijo

    1. APH

      Buenos días Jesús,

      Mirar, aun siendo muy molesto e invasivo, no es delito. Si el Ayuntamiento os ha dado vía libre, bien, pero te recomendaríamos que un técnico estudiase la viabilidad y legalidad respecto de la construcción del muro. A parte del muro, sólo queda razonar con ellos y buscar ayuda y comprensión en el presidente de la comunidad, con el fin de que les pueda hacer entender que os sentís incómodos con la situación. Mucho más por ahora, no se puede hacer nos tememos.

      Un saludo.

  3. Sara

    Muy buenas,
    me he mudado hace menos de un año en mi nuevo apartamento y en este breve laxo de tiempo, una vecina de la planta de abajo (cuyo piso tampoco está directamente debajo del mío) me ha enviado 3 veces la policía en ocasiones de cenas con invitados en mi casa, siempre a horas tempranas (a las 21h y 21h30 de la noche en las 3 ocasiones), obviamente la policía se ha disculpado por la molestia y me ha dicho que no estaba molestando ni incumpliendo con ninguna ley, me ha hecho enviar dos cartas por parte del administrador diciendo que los ruidos que llegaban de mi casa al jugar con el perro con «objetos pesados y contundentes» (???) habían hecho que se rompieran las bombillas en su casa(una de esas cartas me la enviaron cuando yo llevaba de vacaciones de hace 2 semanas), y más episodios de este estilo… se puede considerar esta actitud, acoso vecinal?
    Muchas gracias

    1. APH

      Buenas tardes Sara,

      En estos supuestos lo primero es recomendable trasladar esta situación al Presidente o secretario administrador de la comunidad, quién tiene la obligación de actuar. En el supuesto de haber pasividad, te recomendamos ponerlo en conocimiento de la policía quiénes levantarán acta y notificarían de la situación a la persona infractora y le instarían a cesar en su comportamiento. En última instancia, presentar denuncia.

      Un saludo.

Leave a Reply to APH Cancel Reply